El Puerto de Valencia acepta el proyecto de MSC para la terminal norte

¿Le gustó el artículo?
  • ¿Le gustó el artículo?
  •  (2)
  • No (0)

El Consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) ha iniciado este viernes el proceso para la construcción y explotación de una nueva terminal de contenedores de la ampliación norte, para la que ha sido seleccionada la oferta presentada por Terminal Investment Limited (TIL), filial del grupo MSC.

La oferta de TIL fue propuesta por la Mesa de calificación del concurso público para la construcción y explotación, en régimen de concesión administrativa, de la nueva terminal, al obtener 98,5 puntos sobre 100 en la valoración realizada por la Comisión Técnica.

El alcalde de València, Joan Ribó, que ha asistido al Consejo de administración en calidad de vocal, ha votado en contra en este punto del orden del día al sostener que se debe hacer una revisión de los posibles impactos medioambientales mediante una nueva declaración, si bien ha especificado que el Ayuntamiento “no quiere impedir” esta ampliación sino que “se haga bien”.

Ribó considera que la nueva terminal duplicará el número de TEUs -la capacidad del puerto llegará a los 12,5 millones de TEUs a partir de 2027- y el número de camiones, por lo que es necesario analizar el impacto sobre la movilidad y sobre la calidad atmosférica.

La filial de gestión de terminales de MSC ha presentado una oferta para una concesión a 50 años con una inversión de 1.021 millones durante el periodo 2020-2026: 320 para obra civil y edificación, 615 para equipos de manipulación de carga y 86 a automatización.

La instalación estará totalmente electrificada, su diseño y equipamiento permitirá atender los portacontenedores más grandes en servicio y está concebida para minimizar las emisiones de CO2.

Además, ofrece desarrollar una terminal ferroviaria en su concesión dotada de seis vías de 1.000 metros de longitud y con capacidad para mover 305.000 TEUs/año, que supone una cuota mínima del 20 %.

TIL estima la creación de unos 3.000 puestos de trabajo entre la construcción y explotación de la terminal, y mantendrá los empleos de su terminal actual; y considera que arrastrará un clúster de empresas de servicios alrededor de la instalación.

Ribó, según ha explicado tras asistir a la reunión del Consejo, ha abogado por estudiar los posibles impactos a partir de un estudio jurídico del secretario del Ayuntamiento que considera sustancial una nueva declaración de impacto ambiental.

Entre esos posibles impactos, ha citado el aumento del volumen de dragado y de colmatación y el efecto paisajístico sobre las playas (Canyamelar, Cabanyal y Malvarrosa), además de los impactos sobre la movilidad y la calidad del aire.

Según las fases previstas para la nueva terminal, en una primera etapa se pondrán a disposición 86 hectáreas de superficie y 1.100 metros de línea de atraque en el primer trimestre de 2025, con una capacidad de 2,3 millones de TEUs al año.

En la segunda, se continuarán los trabajos hasta las 108 hectáreas y 1.500 metros de atraque en el cuarto trimestre de 2025, con una capacidad de 3,3 millones de TEUs al año; y en la tercera, en el tercer trimestre de 2026, se completará hasta las 136 hectáreas y los 1.970 metros de línea de atraque, con 4,7 millones de TEUs/año.

TIL abandonará su concesión actual y transferirá a la nueva todo el volumen de operaciones una vez completada la segunda fase, y se compromete a un tráfico mínimo de contenedores llenos de 1,9 millones de TEUs/año a partir del cuarto año del inicio de la explotación (575.000 TEUs serán contenedores llenos de import/export y 1,3 millones de tránsito).

Prevé mover en tráfico marítimo 3,9 millones de TEUs en el cuarto año desde el inicio de las operaciones y un crecimiento del 3 % anual a partir de entonces, aunque la terminal estará abierta al tráfico general.

 

Fuente: ELPAIS

Guardado en:  Internacional | MSC
Compartir

Solicita nuestros servicios

¿Tiene algún requerimiento? Comunícate con nosotros lo atenderemos a la brevedad posible.