ITF: demanda global de transporte de carga continuará creciendo en las siguientes tres décadas

La demanda mundial de transporte seguirá creciendo dramáticamente durante las próximas tres décadas. Pero las posibles disrupciones internas y externas podrían cambiar significativamente el sector del transporte, según se desprende del informe ITF Transport Outlook 2019. El documento agrega que el transporte de pasajeros se triplicaría hasta 2050, pasando de 44 billones a 122 billones de pasajeros por kilómetro. Igualmente, la demanda mundial de carga se triplicaría, según las proyecciones publicadas por el Foro Internacional de Transporte (ITF) entidad perteneciente a la OCDE.

Los impactos de 11 desarrollos que podrían perturbar significativamente el sector del transporte fueron modelados en el informe y son resumidos a continuación:

-Un crecimiento masivo de la movilidad compartida podría reducir a la mitad los kilómetros recorridos en las ciudades y reducir el CO2 emitido por el transporte urbano en un 30% para 2050.

-El uso generalizado de vehículos autónomos probablemente aumentaría ligeramente el total de pasajeros por kilómetros, pero podría reducir las emisiones urbanas de CO2, si es que la tasa de ocupación logra ser alta. Los camiones autopropulsados ​​podrían llevar carga del ferrocarril y desde las hidrovías se llevaría carga a los camiones, produciendo un impacto insignificante en las emisiones de CO2.

-El aumento del teletrabajo podría reducir la cantidad de pasajeros urbanos por kilómetros, disminuyendo las emisiones de CO2 asociadas en aproximadamente un 2% en 2050.

-Los vuelos low cost en rutas de larga distancia llevarían a un aumento del 1% en el total de viajes no urbanos y las emisiones de CO2 relacionadas.

-Más sistemas ferroviarios de ultra – alta velocidad aumentarían el número total de usuarios de trenes en un 1% y reducirían las emisiones de CO2 del transporte de pasajeros no urbano por menos del 1%.

-Los combustibles de aviación alternativos podrían reducir drásticamente las emisiones de CO2 de la aviación de pasajeros. La electrificación de los vuelos de corta distancia llevaría a una caída del 55% en las emisiones de la aviación nacional.

-Un rápido crecimiento adicional del e-commerce podría aumentar los volúmenes de carga global entre un 2% y un 11% para 2050, dependiendo del modo de transporte utilizado. Las emisiones de CO2 relacionadas con el transporte de bienes aumentarían un 4%.

-La utilización a gran escala de la impresión 3D en la fabricación y en el uso doméstico podría reducir los volúmenes de carga global en un 28% y las emisiones de CO2 asociadas en un 27%. Sin embargo, un alto nivel de aceptación no es muy probable.

-Las nuevas rutas comerciales podrían afectar los volúmenes de comercio global y las emisiones de CO2 relacionadas de manera marginal, pero pueden tener un gran impacto para las cadenas logísticas y la infraestructura de transporte.

-Una introducción a gran escala de camiones de alta capacidad podría reducir las emisiones de CO2 del transporte por carretera en un 3% en 2050. Si el transporte por carretera a larga distancia puede cambiar a combustibles de bajo o cero carbono, sus emisiones caerían un 16%.

Disrupción total

ITF Transport Outlook 2019 también examina escenarios de total disrupción en la que varios desarrollos disruptivos coinciden entre hoy y 2050. Todos ellos combinadas reducen significativamente las emisiones de CO2 en el transporte:

-La combinación de servicios de movilidad compartida, vehículos autónomos y restricciones a los automóviles privados podría reducir el CO2 del transporte urbano en un 73%;

-La introducción combinada de nuevas tecnologías y mejoras en la eficiencia logística reducirían las emisiones de CO2 relacionadas con el flete en un 60% en 2050 en comparación con las proyecciones actuales.

Disrupciones no fomentadas

Sin embargo, tales reducciones de CO2 solo se lograrán con políticas implementadas para fomentar estos desarrollos disruptivos. Al dejarlos actuar por sí mismos, las disrupciones darían lugar a reducciones de emisiones mucho más pequeñas.

-Las emisiones de CO2 del transporte siguen siendo un gran desafío. En un escenario donde se implementan las políticas de mitigación actuales y anunciadas, se proyecta que las emisiones de CO2 del transporte aumentarán en un 60% para 2050.

-Si se asumen políticas de descarbonización más ambiciosas, se proyecta que caigan en un 30%. Pero incluso esta reducción no sería suficiente para mantener los aumentos de temperatura global promedio muy por debajo de 2 grados centígrados por encima de la era preindustrial, según lo estipulado en el Acuerdo de París de 2015.

Para encausar los desafíos en las próximas tres décadas, el informe alienta a quienes generan políticas de transporte a:

-Anticipar las disrupciones fuera del sector del transporte.

-Crear marcos de política que fomenten la innovación.

-Establecer políticas más ambiciosas para frenar el crecimiento de las emisiones de CO2 en el transporte.

 

Fuente: MundoMaritimo

¿Le gustó el artículo?
  •  
  • No 
Compartir

Solicita nuestros servicios

¿Tiene algún requerimiento? Comunícate con nosotros lo atenderemos a la brevedad posible.