Los efectos de la guerra arancelaria entre EE.UU. y China en Puerto de Los Ángeles

¿Le gustó el artículo?
  • ¿Le gustó el artículo?
  •  (0)
  • No (3)

El director ejecutivo del Puerto de Los Ángeles, Gene Seroka, envió una carta al representante de Comercio de los EE. UU., embajador Robert Lighthizer, dando a conocer las implicancias negativas de la política de aumento de aranceles a los productos importados desde China, las que impactarían al 66% en valor de los productos importados desde China a EE. UU. , afectando a la cadena de suministro de las industrias estadounidenses y perjudicando a las exportaciones del país dadas las represalias tomadas por las autoridades Chinas, lo que en conjunto perjudicaría al sistema portuario de la Costa Oeste de EE. UU. y en especial al Complejo Portuario de la Bahía de Los Ángeles.

En la misiva el director ejecutivo del Puerto de Los Ángeles, si bien manifestó que en su organización entienden y apoyan los esfuerzos para abordar las prácticas comerciales desleales y crear un acceso justo y equitativo a los mercados extranjeros, “nos preocupa que el uso de aranceles genere impactos no deseados, incluyendo precios más altos al consumidor, menor rentabilidad para las empresas estadounidenses, incertidumbre en la cadena de suministro marítima y el cambio potencial de las rutas comerciales en detrimento del puerto de Los Ángeles”.

Según explicó el ejecutivo en la carta, el puerto es la puerta de acceso más grande para la carga en contenedores transportados por vía marítima que entran y salen de EE. UU, al contabilizar casi 9,5 millones de unidades.  En el texto se añade que junto con el puerto de Long Beach, el denominado Complejo Portuario de la Bahía de San Pedro, maneja aproximadamente el 40% de todas las importaciones en contenedores y el 30% de todas las exportaciones en contenedores de los EE. UU. Carga que genera más de US$$310.000 millones anuales y que respalda aproximadamente 3 millones de empleos en todo el país y que llega a cada uno de los 435 distritos representado en el Congreso.

En sentido se recalca que “el comercio con China representa un gran segmento de esta carga”. Según se detalla en 2018, los cinco principales socios comerciales que utilizaron los puertos de la Bahía de San Pedro fueron: 1) China: US$202.600 millones, 2) Japón: US$ 48.700 millones, 3) Vietnam: US$$23.700 millones, 4) Corea del Sur: US$ 22.700 millones, y 5) Taiwán: US$18.000 millones.

Además, se indica que los puertos de la Bahía de San Pedro representan casi la mitad de todo el comercio marítimo entre los EE. UU. y China y que históricamente, hasta el 50% de las importaciones a través de la Bahía de San Pedro se destina a los procesos de manufactura de EE. UU. “Nuestras cinco principales importaciones (por valor en dólares) fueron maquinaria, electrónica, maquinaria, vehículos y piezas, muebles y combustibles y destilados minerales; Nuestros cinco principales productos de exportación fueron maquinaria, vehículos y piezas, plásticos, carne y productos electrónicos”, se especifica en la carta.

Amplio impacto e incertidumbre 

De acuerdo a la carta, sobre la base de la gran parte del comercio chino que se maneja en la Bahía de San Pedro, la cantidad de carga expuesta a las tarifas de la Sección 301 y las tarifas de represalia asociadas es más pronunciada que otras vías comerciales de EE. UU. En cuanto a las importaciones, El análisis más reciente del puerto de Los Ángeles estima que los aranceles actuales y propuestos dirigidos a China impactarán aproximadamente el 66% de todas las importaciones en valor y el 64% tanto en tonelaje como en volumen de contenedores que se movilizan en la Bahía de San Pedro. Lo que equivale US$1.308 millones en importaciones de EE. UU. provenientes de China, sometidas a costos más altos.

Si bien, en la misiva se reconoce que este análisis no evalúa el grado en que los aranceles se transfieren a los consumidores o en el nivel en que es soportada por uno de los 200.000 BCOs que usan el Puerto, se confirma que la incertidumbre que genera arancel tuvo un impacto en las operaciones de la cadena de suministro marítima.

Si bien en el escrito se reconoce que la amenaza del aumento en las tasas arancelarias (del 10% al 25%) a fines de 2018 hasta principios de 2019, llevó a un aumento de las importaciones, ya que los minoristas y fabricantes de EE. UU. consideraron ventajoso adelantar sus inventarios en lugar de pagar las tarifas más altas; al mismo tiempo el aumento de la carga de importación causó que se llenaran los centros regionales de almacenamiento y distribución, lo que generó desafíos operacionales en la parte alta del Complejo Portuario de la Bahía de San Pedro.

Exportaciones

Por el lado de las exportaciones, se indica que aproximadamente el 50% de las exportaciones estadounidenses en valor, el 81% por tonelaje y el 78% por volumen de contenedores estarán sujetos a aranceles de represalia por parte de China. “La comparación anual de enero a abril de 2018 y 2019 muestra que las exportaciones a China cayeron un 27,4% , Si bien los volúmenes comerciales con el resto del mundo aumentaron un 15,1% durante este período, estas ganancias se vieron eclipsadas por la pérdida de exportaciones a China, lo que resultó en un aumento menor del 1,8% en las exportaciones de contenedores”, señala la misiva.

La carta concluye indicando que “a largo plazo, la presencia prolongada de aranceles en el comercio con China puede hacer que las empresas estadounidenses obtengan materiales y bienes de otros países, lo que puede ocasionar que los volúmenes de comercio se alejen de la Costa Oeste de los EE. UU. y del puerto de Los Ángeles”.

 

Fuente: Mundo Marítimo 

Guardado en:  GUERRA COMERCIAL
Compartir

Solicita nuestros servicios

¿Tiene algún requerimiento? Comunícate con nosotros lo atenderemos a la brevedad posible.