La industria bananera de América Latina enfrenta grave riesgo que amenaza su existencia

¿Le gustó el artículo?
  • ¿Le gustó el artículo?
  •  (0)
  • No (1)

Durante 40 años, agricultores, científicos, productores y exportadores de la industria bananera han observado cómo el hongo Fusarium Odoratissimum, o Tropical Race 4 (TR4), avanzaba por las plantaciones del Sudeste Asiático. En 2013, se detectó su presencia en Jordania y pronto se extendió a los campos de África. Desde entonces existió el temor de que se infiltrara en América Latina, donde el clima sin heladas y el suelo aluvial permitieron el cultivo de la variedad más consumida en el mundo, la Musa cavendishii (Cavendish). Sin embargo, ese momento llegó y actualmente en Colombia (el cuarto exportador mundial) casi 8.000 acres (3.237,4 ha) en 17 fincas bananeras permanecen bajo cuarentena, de acuerdo con un reporte de Bloomberg.

La banana Cavendish representa el 99% de las exportaciones mundiales. En 2022 los países de Centro y Sudamérica, donde se concentra el mercado, embarcaron para su exportación más de 16 millones de toneladas. Casi todas las bananas de los supermercados corresponden a un Cavendish producido en América Latina. Pero hay un único gran problema con esta variedad: es muy susceptible al TR4 y al ser prácticamente la única comercializada a gran escala, la industria bananera enfrenta un riesgo vital.  

El TR4 se propaga cuando el suelo contaminado se pega en la ropa, zapatos o vehículos. En un campo de bananos, se introduce en el suelo y ataca a través de las raíces, invadiendo rápidamente el sistema vascular de la planta y cortando el flujo de agua y nutrientes, pudriéndola desde el interior mucho antes de que aparezcan los frutos.

Si bien el TR4 hasta ahora afecta el 6% del área total donde se cultivan bananos para exportación en Colombia, se espera que continúe propagándose y su presencia ya ha sido registrada en otros países de América del Sur como Perú, desde 2021, y en Venezuela desde mayo de este año.  En tanto, Ecuador, Costa Rica y Guatemala—exportadores mundiales 1, 2 y 3, respectivamente, están en alerta máxima.

Esfuerzos para detener al TR4  

Después del descubrimiento en Colombia, Dole Plc. y Chiquita Brands International Inc., las empresas más grandes del negocio bananero, se unieron a una asociación llamada Alianza Global Contra TR4, que se formó en 2021 para monitorear y controlar la marcha del hongo por América Latina.

Una vía que ambas empresas están explorando es cómo aumentar la resistencia del Cavendish. No obstante, la alternativa alternativa compleja debido a que la fruta no tiene semillas, es estéril, lo que deriva en una compleja reproducción. Además, eliminar el hongo de las plantaciones es casi imposible.

Dole, que ha señalado estar “firmemente comprometida” en combatir el TR4, hasta ahora ha gastado casi US$20 millones en esfuerzos de cuarentena y prevención. Además, trabaja en conjunto con Elo Life Systems, una startup en Durham, Carolina del Norte, cuyo científico principal del programa bananero, Taylor Frazier-Douglas, afirmó que «la mayoría de la gente no tiene idea de que las bananas que comen todos los días están al borde de la extinción».

Elo actualmente encuentra en búsqueda de un gen entre variedades de bananos resistentes que pueda proteger al Cavendish; mientras que el Dr. James Dale, director del Programa de Biotecnología del Banano de la Universidad Tecnológica de Queensland en Brisbane, Australia, a logrado dar con un nuevo Cavendish (QCAV-4} que contiene un gen de una banana silvestre del sudeste asiático que muestra resistencia al TR4.

Esto ya ha ocurrido antes

En 1900, los estadounidenses consumían 15 millones de racimos de bananas de la variedad Gros Michel al año. Tres años después, se descubrió Fusarium, específicamente la Race 1, en Panamá. En adelante, de manera lenta pero segura, el hongo acabó con millones de acres, junto con millones de dólares.

A mediados de la década de 1960, United Fruit (ahora Chiquita) y Standard Fruit (ahora Dole), que habían construido posiciones dominantes en América Latina, lograron reemplazar sus cultivos con la actual variedad Cavendish- la actualmente dominante- que es resistente a este hongo y que resultó ser la mejor opción disponible en ese momento para una exportación generalizada. Sin embargo, su sabor no es tan dulce ni su textura tan firme como el Gros Michel, variedad que ya muchas generaciones no pudieron ni podrán degustar.

Fuente: Mundo Marítimo

Guardado en:  industria bananera
Compartir

    Solicita nuestros servicios

    ¿Tiene algún requerimiento? Comunícate con nosotros lo atenderemos a la brevedad posible.