OMC examina los desafíos del comercio electrónico durante tiempos de pandemia

¿Le gustó el artículo?
  • ¿Le gustó el artículo?
  •  (26)
  • No (15)

La Secretaría de la Organización Mundial del Comercio publicó una nota informativa en la que se examina cómo la pandemia de coronavirus (Covid-19) ha afectado el e-commerce incluidas sus consecuencias para el comercio transfronterizo. El documento destaca su creciente uso, a medida que los consumidores se adaptan a las medidas de confinamiento y de distanciamiento social, y llama la atención sobre varios desafíos, como la necesidad de reducir la brecha digital en y entre los distintos países.

Además, el informe examina las medidas introducidas por los gobiernos para facilitar el e-commerce y algunos de los desafíos que enfrentan estas iniciativas. Según se indica los gobiernos se han esforzado por aumentar la capacidad de la red, fomentar la prestación de servicios de datos ampliados a un costo reducido o nulo y reducir o suprimir los costos de transacción de los pagos digitales y las transferencias móviles de dinero. En el informe también se observan los debates en curso sobre el e-commerce en la OMC y la forma en que la aplicación continuada del Acuerdo de Facilitación del Comercio de la OMC podría abordar algunos de los desafíos que plantea la pandemia.

Se sostiene además que las experiencias y las enseñanzas extraídas de la crisis de Covid-19 podrían constituir un nuevo incentivo para la cooperación mundial en la esfera del e-commerce, que podría contribuir a facilitar la circulación transfronteriza de bienes y servicios, reducir la brecha digital y establecer condiciones equitativas para las pequeñas empresas.

Los puntos claves del informe son:

-La aplicación de distanciamientos sociales, cierres de fábricas y otras medidas en respuesta a la pandemia ha llevado a los consumidores a aumentar las compras online, el uso de medios sociales, la telefonía por Internet y las teleconferencias, y la transmisión de vídeos y películas.

-Esto ha dado lugar a peaks en las ventas de empresa a consumidor (B2C) y a un aumento del e-commerce de empresa a empresa (B2B). El aumento de las ventas B2C es particularmente evidente en el sector de suministros médicos, artículos de primera necesidad para el hogar y productos alimenticios.

-También ha aumentado la demanda de servicios de Internet y de datos móviles. Tanto los operadores como los gobiernos han tenido que adaptar urgentemente la capacidad y el espectro de la red para acomodar el cambio a las actividades online. Sin embargo, la demanda ha disminuido en el caso de ciertos servicios con un gran componente online como los servicios de turismo.

El e-commerce de bienes y servicios se ha visto afectado negativamente por los mismos factores que han causado la interrupción de la oferta y la demanda en general. Esas perturbaciones han dado lugar a demoras en la entrega o a la cancelación total de los pedidos. Además, varios otros problemas han surgido o se han ampliado durante esta pandemia. Entre ellos figuran la especulación de los precios, prácticas engañosas, las preocupaciones por la seguridad de los productos y la seguridad cibernética y la necesidad de aumentar el ancho de banda.

-La pandemia ha puesto de relieve la necesidad evidente de cerrar la brecha digital, tanto dentro de los países como entre ellos. Muchos obstáculos se han acentuado y han seguido dificultando una mayor participación en las actividades de e-commerce de los pequeños productores, vendedores y consumidores de los países en desarrollo, en particular de los países menos adelantados (PMA). Esto ha puesto de relieve la necesidad de contar con servicios eficientes y asequibles de tecnología de la información y las comunicaciones (TIC), como los servicios de telecomunicaciones, informática y otros servicios de TI y tecnologías emergentes.

-Los gobiernos han adoptado nuevas medidas, y el sector privado también ha actuado para garantizar que el e-commerce pueda contribuir a aliviar algunos de los problemas que se plantean en la lucha contra el virus. Entre ellas figuran el aumento de la capacidad de la red, la oferta de servicios de datos ampliados a un costo reducido o nulo, la reducción o eliminación de los costos de transacción de los pagos digitales y las transferencias móviles de dinero, la mejora de los servicios de entrega y otros aspectos logísticos, la utilización de instrumentos digitales para hacer cumplir las medidas y difundir información, la promoción de los servicios de telesalud y el aprovechamiento de las TIC para la vigilancia.

-El carácter mundial de Covid-19 y sus repercusiones en el e-commerce pueden alentar el fortalecimiento de la cooperación internacional y el desarrollo de políticas de compras y suministros online y ha dejado claro que éste puede ser un instrumento/solución importante para los consumidores, apoyar a las pequeñas empresas y, al aumentar la competitividad, puede ser un motor económico tanto para el crecimiento interno como para el comercio internacional.

– De acuerdo con la OMC, la pandemia ha destacado la importancia de las tecnologías digitales en general, pero también varias vulnerabilidades en todo el mundo. Las experiencias y enseñanzas resultantes son pertinentes para diversos debates en la OMC, incluidos los relativos al e-commerce, que podrían beneficiarse del examen de una mayor cooperación internacional para facilitar la circulación transfronteriza de bienes y servicios, reducir la brecha digital y establecer condiciones equitativas para las microempresas y las pequeñas y medianas empresas.

 

Fuente: OMC y Mundo Marítimo

Compartir

    Solicita nuestros servicios

    ¿Tiene algún requerimiento? Comunícate con nosotros lo atenderemos a la brevedad posible.