Se prevé buen desempeño de la economía en los últimos cuatro meses del 2019

¿Le gustó el artículo?
  • ¿Le gustó el artículo?
  •  (15)
  • No (6)

Entrevista a Walter Spurrier, director de análisis semanal.

 

Estamos casi terminando el tercer trimestre del año, ¿la economía muestra signos de mejoría?

Las estadísticas más recientes que tenemos son las del SRI, que reportan recaudaciones del IVA y ventas. Hasta julio se veía una disminución del ritmo económico.

Pero hay indicios de que desde agosto tendríamos una recuperación. Esa presunción viene dada porque, con la firma del acuerdo con el Fondo, la aprobación de la primera visita y con la muy probable aprobación de la segunda, la banca pudo acceder a fondos del exterior y eso apunta a que habrá una reactivación del crédito.

Eso hace prever que los últimos cuatro meses serán mejores que los cuatro anteriores.

¿A qué sector, además de la banca, le está yendo bien y a cuál no?​ Al sector manufacturero le está yendo particularmente mal.

Esta actividad está reduciendo el número de empleados, según las últimas cifras de empleo, y reporta una caída de ventas, según el SRI. A la minería le está yendo bien. Otra área a la que le va bien es la petrolera, ya que Petroamazonas ha estado desarrollando ciertos pozos en el ITT. En la administración pública hay una expansión en servicios sociales; uno de ellos, educación.

¿Dónde están los problemas de la economía?​

Hay dos problemas centrales. Uno es que hay un mercado interno que no está creciendo. Otro es la falta de competitividad.

Las empresas tienen un desafío y es reducir costos. Las empresas no pueden estar con los brazos cruzados pensando en que el Gobierno recorte sus costos, porque no lo está haciendo. Tienen que ver en qué etapa de su negocio pueden bajar costos, quizás incorporando nuevas tecnologías.

Luego tienen que enfocarse en las líneas de productos que pueden sortear mejor el problema de competitividad.

¿El Gobierno está ajustando el gasto?​

El Gobierno ha ajustado la inversión fiscal y ha venido cortando lentamente el gasto corriente (salarios, bienes de consumo, etc.).

El Gobierno se propuso mejorar la competitividad a través de la reforma laboral, se habló mucho, pero no se ha presentado el texto. Otro aspecto que puede mejorar la competitividad es eliminar los aranceles a los insumos y bienes de capital, y el Gobierno sabe que lo tiene que hacer, pero no lo hace porque eso ahonda el problema fiscal. El Régimen quiere resolver primero lo fiscal y luego la competitividad. El resultado ha sido que el Gobierno va lento en sus dos tareas: algo ha hecho en lo fiscal, pero en competitividad los avances son mínimos.

¿Qué está frenando el envío de las reformas?

​Yo creo que es falta de decisión del Presidente. Todos los ministros, y yo he hablado personalmente con casi todos ellos en los últimos meses, tienen claras sus propuestas, pero nada sale. Es probable que el Presidente tenga que poner su visto bueno en ciertas cosas y eso está demorando.

¿Puede estar buscando acuerdos en la Asamblea?​

Puede ser, pero hay proyectos que no creo que sean difíciles que pasen por la Asamblea como la reforma al Código Monetario, la reforma laboral, al mercado de labores, a las alianzas públicas y privadas. El Gobierno pudo haber lanzado alguno de esos proyectos y dejar el tributario para después, por lo controvertido que es, pero no lo ha hecho.

¿Cuánto más pueden demorar las reformas?​

Las decisiones no pueden seguir posponiéndose. Los tiempos se vienen cortos. Sería muy complejo enviar todo en un solo proyecto, además del Presupuesto del Estado.

¿La reforma tributaria obtendrá los votos?

​Será complejo porque hay cuatro bloques importantes y una gran cantidad de independientes. De los cuatro, uno es del Gobierno con 40 votos, pero sin mucha disciplina; otro es el bloque de correístas, con 29 votos en franca oposición; y los otros dos son Creo y Socialcristiano, que piensan que el ajuste debe venir por lo fiscal y no por tributos. No creo que puedan lograr nada importante en lo tributario.

¿Qué opciones quedan?​

Venta de activos se ve muy lejano. La persona a cargo (Santiago Cuesta) acaba de renunciar y se ha suprimido el cargo. Los tributos se ven complicados de lograr, el mismo Gobierno ha dicho que no está previsto subir el IVA, pero no sé cómo se puede prescindir del alza para lograr la meta de subir USD 1 700 millones en ingresos en el 2020.

El Gobierno podía haber bajado la burocracia eliminando los contratos ocasionales, pero no lo ha hecho y es algo que aún puede hacer. Si el Gobierno quiere mejorar de manera importante su posición fiscal va a tener que subir el diésel a los autos. Eso no está en el plan en 2019 y 2020, pero lo podría adelantar.

¿Qué es lo que deben considerar las empresas que están elaborando sus presupuestos para el 2020?

Es probable que les estén diciendo a sus accionistas que no esperen buenas ventas en el 2020, que la economía tendrá escaso crecimiento, que el ajuste fiscal más fuerte vendrá en el 2020, porque ahora no se está haciendo y también que no habrá dificultad para conseguir crédito, pues la banca está sólid

Fuente: Diario EL COMERCIO

Solicita nuestros servicios

¿Tiene algún requerimiento? Comunícate con nosotros lo atenderemos a la brevedad posible.