Más puertos se suman a la prohibición de uso de depuradores de circuito abierto para los buques

¿Le gustó el artículo?
  • ¿Le gustó el artículo?
  •  (1)
  • No (1)

Por: Redacción CAMAE
klopez@camae.org

Malasia se ha convertido en el último estado en prohibir el uso de depuradores de circuito abierto para los buques que operan en sus aguas. Son 80 puertos los que se suman a esta posición.

El sitio web del departamento marítimo de Malasia, Jabatan Laut Malaysia, informa que los barcos tienen prohibido descargar el agua que proviene de  los sistemas de limpieza de gases de escape para eliminar el azufre del fuelóleo pesado (HFO), de vuelta al mar.

Se recomienda a los barcos que cambien a fuelóleo compatible con [IMO 2020] o que cierren los sistemas de circuito cerrado antes de ingresar a las aguas de Malasia (12 millas náuticas desde la tierra más cercana) y los puertos, agrega.

Alrededor del 80% de los sistemas de depuración instalados en barcos hasta ahora son de circuito abierto. Los sistemas de circuito cerrado retienen el agua de lavado a bordo para su descarga en una instalación terrestre.

También se está instalando un número limitado de diseños híbridos que pueden cambiar entre los dos sistemas, aunque estos son un 30% más caro que los depuradores de circuito abierto.

En una presentación en Gante, Bélgica, la semana pasada para conmemorar el décimo aniversario del uso de los depuradores por el operador de ferry danés DFDS, el Capitán Mike Kaczmarek, vicepresidente de Carnival Corporation y presidente de la Clean Shipping Alliance (CSA), un profesional lobby de depuradores, dijo que la CSA estaba “comprometiéndose activamente” con las autoridades portuarias sobre sus preocupaciones sobre el uso de depuradores de circuito abierto.

Señaló que de las más de 80 restricciones sobre el uso de depuradores de circuito abierto en los puertos, había 32 en Francia, siete en California e incluye todos los principales puertos chinos. Además, dijo, había restricciones “voluntarias” en todos los puertos de Alaska, Hong Kong y Boston en los Estados Unidos.

Hasta la fecha, seis estudios independientes, incluida la investigación y el consultor CE Delft, han tratado de demostrar que el uso de depuradores de circuito abierto era un “medio seguro y efectivo de cumplir con la OMI 2020”, pero la CSA descubrió que transmitir este mensaje era una tarea desafiante.

“Hay un gran problema con la percepción pública de los depuradores de circuito abierto, por lo que los datos científicos se pierden en las discusiones”, indicó.

 

 

 

 

 

 

 

 

Solicita nuestros servicios

¿Tiene algún requerimiento? Comunícate con nosotros lo atenderemos a la brevedad posible.