Las cinco navieras más grandes recurren a mecanismos de recuperación por norma IMO

¿Le gustó el artículo?
  • ¿Le gustó el artículo?
  •  (17)
  • No (11)

Por: Mgs. Karla López C.
klopez@camae.org

Las cinco navieras más grandes del mundo, según el ranking de la consultora especializada Alphaliner, anuncian la implementación de mecanismos de recuperación para mejorar el desempeño ambiental de sus buques portacontenedores.

La industria marítima se enfrenta a grandes cambios: a partir del 1 de enero de 2020, los barcos solo podrán usar combustible con un contenido máximo de azufre del 0,5%. El límite actual de azufre es de 3,5 %.

Se estima que la normativa de la Organización Marítima Internacional generará costos de USD 15.000 millones a la factura anual de combustible de la industria de transporte de contenedores.

El banco de inversión Jefferies estima que el coste del combustible con bajo contenido de azufre necesario para cumplir con el mandato será aproximadamente un 50% más que el tipo de combustible actual de la norma ISO 380. Los precios promedio del combustible del búnker hasta el agosto aumentaron un 43,7 % desde junio de 2017 a USD 444 por métrica tonelada (USD 404 por tonelada) en Rotterdam, Nueva York-Nueva Jersey y Shanghai.

Maersk Line calcula que tendrá que pagar más de USD 2 mil millones más por combustible anualmente. Ante el cumplimiento de esta nueva regulación, la naviera modifica su fórmula para estimar recargos tarifarios por costos del bunkering.

A partir de enero del 2019 introducirá el Bunker Adjustment Factor (siglas en inglés BAF) que reemplaza al Factor de Ajuste de Bunker Estándar (SBF) de Maersk Line y consta de dos elementos clave; el precio del combustible que se calcula como el precio promedio del combustible en puertos de abastecimiento de combustible clave en todo el mundo, y un factor comercial que refleja el consumo promedio de combustible en una determinada ruta comercial.

El recargo BAF se cobrará por separado de la tarifa de flete de la compañía, según comunicado de la empresa.

Por su parte Mediterranean Shipping Company (MSC) estima que el costo de los cambios en su flota, como resultado de la disposición de la OMI para el 2020, ascenderá a más de USD 2 mil millones por año, algunos de los cuales el transportista ya incurrió en la preparación para 2020.

Tras un análisis de los costos operativos y los factores de mercado relacionados, MSC decidió recurrir al mecanismo de precios de la Carga de Recuperación de Bunker (BRC), que reemplaza la Contribución actual de bunker (BUC), el Factor de ajuste de combustible (FAD) y el Recargo por combustible de emergencia (EFS), así como la absorción de todos los demás cargos relacionados con el combustible.

Los cargos relacionados específicamente con las Áreas de Control de Emisiones Costeras (ECA) se mantendrán en su lugar.

COSCO SHIPPING, notificó que para garantizar el pleno cumplimiento de la nueva normativa vigente comenzó a reacondicionar algunos de sus buques a los que le introducirá gradualmente combustible con bajo contenido de azufre.

La compañía asiática planea introducir nuevos recargos, para compensar el aumento del costo del búnker de acuerdo con los factores integrales que incluyen el consumo de combustible en cada área de navegación, la proporción de productos derivados del petróleo con alto contenido de azufre y bajo contenido de azufre, y la situación de carga del barco.

CMA CGM, calcula que la regulación podría agregar 160 USD adicionales por TEU en promedio. La naviera francesa comunicó que realizará inversiones significativas. Una de ellas, será la compra de depuradores para sus buques. Además planea suministrar a algunos de sus futuros portacontenedores (9 naves ordenadas) con Gas Natural Licuado (GNL), lo que resultará en una reducción del 99% en las emisiones de azufre.

En este contexto, inevitablemente tendremos que revisar nuestra política de ventas con respecto a los recargos por combustible “, indicó Mathieu Friedberg, vicepresidente senior de la Red de Agencias Comerciales de CMA CGM.

Hapag-Lloyd estima que la implementación de la norma sumaría entre USD 184 a USD 264 por TEU, dependiendo del precio predominante del combustible.

La quinta naviera estima que sus costos adicionales alcanzarán los 1.000 millones de dólares en los primeros años, basándose en el supuesto de que el diferencial entre el fuel oil con alto contenido de azufre (HSFO) y el fuel oil con bajo contenido de azufre (LSFO 0.5%) será de 250 dólares por tonelada para 2020.

La naviera alemana aplicará el mecanismo de recuperación de combustible marino (MFR), que se implementará gradualmente a partir de enero de 2019.

El MFR, que se revisará trimestralmente (o mensualmente si las fluctuaciones del precio del combustible superan los USD 45 por tonelada), considera varios parámetros: consumo de la embarcación por día, el tipo de combustible y el precio (específico para HSFO, LSFO 0.5% y LSFO 0.1%), días de mar y puerto, y TEU.

Solicita nuestros servicios

¿Tiene algún requerimiento? Comunícate con nosotros lo atenderemos a la brevedad posible.